Bogotá en alerta roja por incremento de contagio por covid-19


Claudia López alcaldesa de Bogotá, en compañía del secretario de Salud Alejandro Gómez y el secretario de Gobierno Luis Ernesto Gómez, explicó las medidas que rigen desde esta semana como producto del segundo pico del Covid-19 en el país y en la ciudad. Alerta roja en la ciudad, en el sistema hospitalario, restricción a la movilidad y nuevas localidades con cuarentena estricta son las principales medidas.

Se evidencia en los indicadores de salud en Bogotá, que desde la primera semana de diciembre hay un incremento en la ocupación de camas de cuidados intensivos e intermedios en la ciudad, por lo que el Distrito, como primera medida, declaró la alerta roja en la ciudad y en el servicio hospitalario con el fin de seguir garantizando la prestación de los servicios de salud, la disponibilidad del talento humano y los medicamentos esenciales para todos los niveles de atención médica.

www.Villavoalreves.co

Este segundo pico está siendo mucho más drástico de lo estimado, no sólo por mayor número de contactos y contagios sino por mayor carga viral identificada en los positivos, lo cual dispara la transmisibilidad. Por eso, acatando la instrucción del Gobierno Nacional, se declaró:

La restricción total de la movilidad en todo Bogotá desde el jueves 7 de enero a las 11:59 pm y hasta el próximo martes 12 de enero a las 4:00 am.

Restricción a la movilidad nocturna entre el martes 12 de enero hasta el sábado 16 de enero en el horario comprendido entre las 8:00 pm y las 5:00 am.

Las localidades que ya tenían medidas especiales (Suba, Engativá y Usaquén), continuarán hasta el próximo 17 de enero a las 11:59 pm; y por su parte, las localidades de Kennedy, Teusaquillo y Fontibón entran en cuarentena estricta desde este martes 12 de enero a las 00:00 horas y hasta el próximo jueves 21 de enero a las 11:59 pm, debido al aumento de casos positivos y hospitalizaciones por coronavirus en los últimos días.

Durante este domingo y lunes festivo, la ciclovía estará suspendida para facilitar el regreso de los viajeros a Bogotá y evitar aglomeraciones. A quienes regresan de viaje, se les pide extremar los cuidados durante el trayecto y a la llegada, y realizar un aislamiento preventivo y voluntario de siete (7) días para evaluar sus síntomas y reportar cualquier novedad.