Cómo identificar falsas ofertas educativas ofrecidas por personas inescrupulosas en el Meta


Ante el aparente incremento de ofertas educativas por parte de personas inescrupulosas hacia la comunidad, involucrando diferentes municipios no certificados del Departamento del Meta, la Secretaría de Educación del Meta presentó un comunicado en donde aclaran diferentes puntos para identificar este tipo de fraudes y no llegar a ser victimas de este tipo de escenarios. 

www.Villavoalreves.com

Inicialmente, la ley 115 de 1994 y el Decreto 1075 del 2015 establecen que toda institución educativa de carácter privado debe contar con licencia de funcionamiento para el municipio donde se ofrece el servicio educativo, esto con el propósito de garantizar una sede debidamente organizada y los medios educativos necesarios para una oferta completa y de calidad. De la mano con esto, los programas de educación formal de adultos, además de demostrar que cuentan con licencia de funcionamiento y resolución de registro entregada por la Secretaría de Educación del Meta , los ciclos lectivos que se desarrollen debe ser en un año, a excepción de los ciclos V que corresponde al grado décimo y VI a undécimo, que se desarrollan en veintidós (22) semanas cada uno. 

Cualquier tipo de oferta de carácter virtual o a distancia, sea de educación formal, educación de adultos o educación para el trabajo y el desarrollo humano, no esta autorizada por la Secretaría de Educación del Meta,  a excepción del Instituto Educativo Digital con sede en el municipio de Cumaral, autorizado para ofrecer educación de adultos.

Es por todo esto que se aconseja que antes de matricularse en un establecimiento educativo de carácter privado,
verifique su situación legal, comunicándose con el director de núcleo de su municipio o con la Secretaría de Educación del Meta al correo electrónico educacion@meta.ciov.co, o al teléfono 6818500. 

Para lograr identificar este tipo de ofertas educativas fraudulentas es necesario tener en cuenta la manera en que se presentan, generalmente como pertenecientes a fundaciones bien sea, con sede en el Departamento del Meta o en otras entidades territoriales, garantizando convenios con colegios legalizados que permiten “certificar” los estudios a realizar. En segunda medida, como soporte legal muestran licencias de funcionamiento otorgadas para otros municipios o para otras entidades territoriales, ajenas a lo que puntualmente ofrecen, respaldando esto con normas expedidas por el Ministerio de Educación Nacional. Y por último, presentan sus puntos de información en establecimientos comerciales o de entretenimiento, como cafés, internet, salas de videojuegos etc. 

Al exponerse en este tipo de escenarios, puede presentar poco preparación académica que no le permitirá transitar con éxito en programas de educación superior, o desempeñarse eficientemente en la labor para la cual obtuvo certificación. Finalmente, ellos no cuentan con ningún tipo de respaldo para la persona que se integre a este servicio educativo ilegal, por ende, no contará con la verificación del título o certificado laboral legal, si en caso se le llega a entregar, se verá implicado en un causal de falsedad por documentos públicos.