Cuidado si durante sus actividades diarias en el llano hace contacto con esta clase de gusano


Un practicante de senderismo, alertó sobre el peligro que corren las personas que hacen montañismo o viven en el campo, si llegan a ser picados por una oruga. Según relata, el pasado lunes 19 de julio, al visitar con su familia un sitio ubicado en Mesetas, tuvo contacto al apoyarse sobre un árbol, con un gusano que le pico el dedo de la mano; lo que le causó un hormigueo en el cuerpo, inflamación ligera y sensación de anestesia.

www.Villavoalreves.co

Fue hasta el miércoles 21 de julio que presentó hematuria (orina con sangre), gingivorragia (sangrado en las encías), hematomas (morados en su piel), náuseas y cefalea; con valoración médica por urgencias, fue hospitalizado por presentar en sus exámenes de laboratorio, tiempos de coagulación alterados. 

Este animal resulto ser “el gusano de la muerte”, conocido como taturana oblicua (Lonomia obliqua), una especie de lepidóptero ditrisio de la familia Saturniidae, cuyas orugas tienen pelos urticantes muy venenosos. Al producirse cualquier tipo de contacto con la piel, causa dolor y se empieza a manifestar tiempo después, un malestar semejante al que produce una comida que cayó mal, y dolor en la parte de posterior de la cabeza, luego de 8 horas aparecen moretones, y a las 76 horas los cuadros hemorrágicos, que si no son tratados a tiempo, pueden llegar a ser mortales.