Grafitero de 63 años pinta mural en el centro de la ciudad gracias a talleres dictados por Corcumvi


Un hombre que hace más de 30 años se dedica a pintar fachadas y que ahora desarrolla el arte del grafiti, gracias a los talleres de formación que se dictan en Corcumvi, dedica por estos días su tiempo a perfeccionar la técnica en uno de los muros más representativos del centro de la ciudad.

Su nombre es Luis Alfredo Sepúlveda y aunque el oficio lo inició mucho antes de que el cabello tuviera canas, hoy su pelo blanco solo es reflejo de la experiencia en el delicado mundo de la pintura y las formas.

El prefiere que su trabajo hable por él, y con algo de modestia cuenta, que ya dentro de su catálogo de obra se cuentan los murales del centro comercial Sunrise, en Restrepo, y una plaza de toros en un centro recreativo en Apiay, entre otros.

www.villavoalreves.co

Sepúlveda manifestó, “es como pecado hacer grafitis en las ciudades, entonces a uno le da miedo enfrentarse con las autoridades. Aquí estamos gracias a Óptica Catalana que nos cedió este muro y nos contrató para que pudiéramos expresarnos con el arte. Ahora, con los talleres de Corcumvi, he podido aprender la técnica del aerógrafo que le permite a uno explorar más posibilidades de pintura”.

Juan Bermúdez, tallerista de grafiti en Corcumvi y profesor del muralista, expresó que, si bien Sepúlveda es alumno y aprende el manejo del aerógrafo y otros elementos modernos, lo cierto es que todos los demás compañeros terminan aprendiendo de Luis Alfredo porque su experiencia con las brochas y los pinceles es innegable.

Gracias al entusiasmo de Luis Alfredo, a los talleres de Corcumvi y al aporte de la empresa privada, en pocos días los transeúntes del centro de la ciudad, abajo del Banco de la República, podrán observar un mural lleno de color, llaneridad y símbolos de inclusión y armonía con la naturaleza.