Jóvenes del Meta siguen muriendo por causa del conflicto armado

El reciente bombardeo que se vivó en la zona rural de San Vicente del Cagúan, en el Caquetá, ejecutado por el Ejército Nacional, dejó como saldo 8 muertos de un grupo ilegal armado conocido como la estructura primera ‘Frente Armando Ríos’ de las disidencias de las FARC.

Entre los supuestos disidentes, se encontraban tres menores de edad que fueron trasladados a Medicina Legal en Villavicencio, ubicado en el barrio Menegua, lo cual, se convirtió en un calvario para las familias que denunciaron la desinformación y la falta de recursos para sostenerse en esta ciudad y realizar las diligencias pertinentes. 

www.Villavoalreves.co

Edwin Muñoz, proveniente del Guaviare y familiar de una de las víctimas, manifestó que “mi hijastro de 17 años se había ido hace 3 años de la casa y resultó involucrado entre los muertos que fallecieron en el campamento por culpa del bombardeo”.

Según información de los familiares, entre los menores fallecidos se encontraban Marly Yineth Molano Mejía de 17 años, Karina Alexandra Cabrera Hernández de 15 años y José David Macías Díaz de 17 años.

 “Ese ataque fue una violación a los derechos humanos, al no percatar que habían menores dentro del campamento“, manifestó Muñoz.

Mientras tanto, el líder Edilberto Daza, dirigente campesino del sur del Meta, alertó a las autoridades que operan para que hagan una inteligencia profunda con la que se logre verificar previamente antes de los ataques si hay más menores de edad en los puntos de bombardeo.

Fuente: FM