La deforestación en el Meta continua avanzando a pesar de los controles


La deforestación aumentó un 83% en los departamentos del Meta, Guaviare y Caquetá, los cuales son los más afectados por la tala indiscriminada en Colombia; este porcentaje es equivalente a 64.000 hectáreas taladas solo entre enero y marzo de 2020, es decir, 29.000 más que el año pasado en el mismo periodo de tiempo; así lo dio a conocer el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), quien informa cada tres o cuatro meses cuánto bosque se ha perdido en el país.

El informe advierte un incremento del 82.8% de deforestación en la Amazonia solo entre enero y marzo de 2020, con respecto al mismo periodo de tiempo el año pasado.

Los departamentos más afectados son Meta, que concentró el 22.91% de la tala, seguido por Guaviare con el 21.17%, Caquetá con el 14.82% y Norte de Santander con el 11.08%. Le sigue Putumayo, Antioquia, Chocó, Bolívar, Vichada y Magdalena.

Según las cifras del reporte regional Alertas Tempranas, Caquetá perdió entre 23.926 y 25.064 hectáreas. La mayoría de los polígonos de deforestación (583) tenían más de 10 hectáreas, pero los satélites identificaron 17 polígonos de más de 50 hectáreas y 2 de más de 100 hectáreas.

En el Meta, se han perdido entre 23.272 y 24.288 hectáreas entre enero y marzo de este año. Hay 511 polígonos de más de 10 hectáreas y 2 de más de 100.

Las áreas protegidas más afectadas son: Parque Nacional Natural Sierra de La Macarena, Parque Tinigua, Parque La Paya, Parque Cordillera Los Picachos en el Meta; Parque Serranía de Chibiriquete en el Guaviare y Caquetá; Parque Catatumbo Barí en Norte de Santander y Parque Paramillo en Córdoba y Antioquia.

www.Villavoalreves.co

De los 12 núcleos de deforestación identificados por el Ideam, 10 están en la Amazonia. Esto es lo que dice el Ideam sobre las razones de la tala indiscriminada en los cinco primeros núcleos:

  1. San José del Guaviare – Guaviare: “La ampliación o apertura de vías no planificadas es el factor que promueve la deforestación en esta zona del territorio nacional, debido a la conversión de bosques en pastizales con fines de acaparamiento de tierras e implementación de malas prácticas en ganadería extensiva. La expansión de cultivos no planificados y de cultivos de uso ilícito en el límite occidental del resguardo Nukak-Makú y de la Reserva Natural Nukak genera afectaciones a los bosques naturales”.
  2. Marginal de la Selva – Guaviare: “La infraestructura vial no planificada es la principal factor de la deforestación en este núcleo, con especial relevancia de la vía Marginal de la Selva y los carreteables no planificados que se internan en el extremo noroccidental del PNN Serranía de Chiribiquete, afectando también el Resguardo Yaguará II”.
  3. Sierra de La Macarena – Meta: “La praderización y la ampliación de la frontera agropecuaria con malas prácticas de ganadería extensiva, (en algunos casos dinamizada por el fuego) son las principales causas de la deforestación dentro del núcleo, así como su movilización a través de vías no planificadas que se expanden o se mejoran. El establecimiento de cultivos de uso ilícito es una de las principales causas de deforestación. En algunas áreas del núcleo, especialmente en el municipio de Puerto Rico, se extrae madera de forma ilegal para su comercialización”.
  4. Tibú – Norte de Santander: Los cultivos de uso ilícito en la zona continúan en aumento, presionando la expansión de la frontera agropecuaria sobre las áreas de bosque natural, incluso en el Parque Nacional Natural Catatumbo-Barí y del resguardo indígena Motilón-Barí. A lo anterior se suma la extracción informal de carbón, al igual que la gran demanda de madera para su empleo en la actividad agropecuaria y minera (tutores para cultivos, trapiches, cercas, guías, cajas).
  5. Mapiripán – Meta: Las principales causas de deforestación en el núcleo están relacionadas con malas prácticas de ganadería extensiva (sustitución de bosques por praderas mejoradas) y de praderización con fines de acaparamiento, las cuales se dinamizan mediante quemas. En esta parte del territorio nacional los cultivos de uso ilícito tienen una tendencia a la reducción, pero aún se presentan amenazas a los bosques naturales por esta causa.