Marta Lucía Ramírez señaló a las redes sociales como detonante para las protestas presentadas en Colombia


La vicepresidenta y canciller de Colombia, Marta Lucía Ramírez, atribuyó este jueves, a una campaña en redes sociales como detonante de las protestas que comenzaron en abril en el país, y añadió que en esas movilizaciones también hubo vándalos y personas violentas.

“Esas protestas comenzaron en el mes de abril, cuando nosotros habíamos empezado a vacunar en marzo. ¿Qué sucedió? Que a través de las redes sociales hicieron una campaña muy efectiva, muy organizada, diciendo que el Gobierno no había empezado a vacunar todavía, que era mentira la vacunación”, declaró la funcionario en una rueda de prensa, tras su visita de dos días a Bruselas.

“La policía de Colombia, durante dos meses y medio de protestas, pudo quitarle 100.000 armas a la gente que estaba protestando, gente que salía con revólveres, inclusive con armas largas, también con cuchillos, con puñales”, constató.

www.Villavoalreves.co

“No es cierto lo que quisieron en ese momento decir, que era que el Gobierno colombiano reprimía la protesta. Estoy segura de que si aquí en Bélgica hay una gente que está haciendo vandalismo, pues también saldrá seguramente la policía montada a perseguirlos cuando hay violencia, o en Francia, o en cualquier país europeo”, aseveró.

Admitió que durante el periodo de las protestas murieron 21 personas, y precisó que en cuatro de esos casos se ha confirmado la implicación de la policía, afirmando que estas personas fueron encarcelados y apartados del cuerpo.

“Eso muestra que tenemos un gobierno que está totalmente comprometido a restablecer el orden, a garantizar la vida de todos los ciudadanos, pero también a exigir que la fuerza pública respete los derechos humanos”, comentó.

Las protestas en Colombia comenzaron el 28 de abril contra la retirada reforma tributaria. Hubo informes de graves violaciones de derechos humanos, sobre todo, de abuso de fuerza policial, y algunos episodios de vandalismo y de civiles armados disparando contra manifestantes.

También se informó de desapariciones, abusos sexuales, bloqueos y homicidios cuyo número difiere según la fuente a la que se le consulte.

A finales de agosto, la Fiscalía colombiana reveló a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que tenía constancia de 57 fallecidos durante las protestas, de las cuales 29 se dieron en el marco de las movilizaciones.