El Gobierno Nacional autorizó las visitas de cónyuges y familiares a los presos


Debido a la disminución de contagios de covid-19 en Colombia, el Ministerio de Salud y el Ministerio de Justicia emitieron la circular conjunta 021 de 2021 con la que autorizan las visitas de cónyuges y familiares a los presos en las cárceles del país.

Julián Fernández Niño director de Epidemiología y Demografía de la cartera de Salud aseguró, “es necesario salvaguardar el derecho a la salud mental, emocional y psicosocial de las personas privadas de la libertad, en igualdad de derechos con todos los colombianos, considerando que se pueden realizar visitas con las precauciones pertinentes“.

El acto administrativo está dirigido a las Secretarías de Salud Municipales, Distritales y Departamentales, así como a directores de Establecimientos de Reclusión de Orden Nacional, Unidad de Servicios Penitenciarios y Carcelarios, es complementaria a la Resolución 313 del 10 de marzo de 2021, en la cual se actualiza el protocolo de bioseguridad para los Establecimientos de Reclusión del Orden Nacional, ERON.

www.Villavoalreves.co

Aunque los centros penitenciarios pueden ser susceptibles a nuevos brotes de covid-19, se consideró que estos riesgos se pueden minimizar en la medida que el Inpec y la Unidad Especial de Servicios Penitenciarios y Carcelarios adopten estrictos protocolos de bioseguridad. Cabe resaltar que este grupo poblacional hace parte de la etapa 4 del Plan Nacional de Vacunación contra el coronavirus, por su condición de vulnerabilidad y alto riesgo de contagio.

“Ante la emergencia de brotes se debe hacer la investigación epidemiológica de campo y el aislamiento temprano de casos y contactos lo más pronto posible, y podrán determinarse restricciones de las visitas, pero estas deberán ser temporales, mientras se cierra el conglomerado, termina el aislamiento de los casos involucrados en los conglomerados y se dan las condiciones preventivas para reabrir los más pronto posible las visitas, puesto que los riesgos del covid-19 son importantes, pero los riesgos para la salud mental también”, añadió Fernández.