Estructuras organizadas invaden predios en Villavicencio haciéndose pasar por desplazados


La secretaria de Gobierno, Andrea Lizcano, junto a la Policía Metropolitana de Villavicencio, realizaron operativos a través de los cuales se recuperaron tierras que estaban siendo invadidas, una de ellas, por tercera vez.

El primer caso fue atendido en el barrio Trece de Mayo, al respaldo del megacolegio, predio en áreas de cesión, destinado para hacer equipamiento urbano, tal como un parque o un centro cultural y que debe ser protegido tanto por la Administración Municipal, como por la comunidad, gracias a la cual se conoció lo que estaba sucediendo.

Uno de los grupos invasores, tiene una estructura organizada con supuestas familias desplazadas y un abogado que los asesora.

www.villavoalreves.co

“Lo que estamos viendo es que son estructuras muy bien organizadas, pues en el caso del Trece de Mayo llegaron varios buses con personas, en horas de la madrugada, con certificaciones de ser presuntamente víctimas de desplazamiento forzado, incluso con abogado y todo dispuesto para el proceso de invasión con blindaje jurídico (…)”, dijo la funcionaria. Además, el tema fue puesto en conocimiento de la Fiscalía General de la Nación durante un Comité de Orden Público, con el fin de que se adelante la investigación.

“Este es un modus operandi que se ha venido presentando también en zonas de humedales, que están siendo intervenidas por la Secretaría de Medio Ambiente, Cormacarena y la Procuraduría que se han echado al hombro la defensa de los humedales, incluso en los alrededores hay ferreterías que realizan la venta de los materiales, y esto no tiene sentido, porque finalmente, la infraestructura se verá deteriorada por el nivel de agua subterránea que hay en estas zonas”, dijo la secretaria de Gobierno.

Así mismo, gracias a la información ciudadana, durante el fin de semana, las autoridades llegaron por tercera vez a un predio ubicado en la avenida 40 frente al centro comercial Villacentro, al lado del Colegio Departamental la Esperanza, sede sordos. Allí se destruyó una cerca hecha con postes de cemento, alambre de púa, candado y cadena, y se sacaron del predio alrededor de doce palos de madera que estaban listos para iniciar la estructura de una casa.